lunes, 25 de abril de 2011

Primeros auxilios para mascotas


Si algo le pasara al animalito ¿Qué se puede hacer con una mascota en caso de emergencia?, ¿hay algún kit de emergencia que deberíamos tener a la mano?

Como dueño de mascotas, haces bien en querer saber qué hacer en caso de emergencia, pues cuando ocurre un accidente, los minutos antes de llegar de la ayuda profesional pueden hacer una gran diferencia entre la vida y la muerte.

Esto recomienda el Dr. Víctor Oppenheimer, presidente del Colegio de Médicos Veterinarios de Puerto Rico.

Lo primero “un kit de primeros auxilios para perros, gatos y caballos es bien parecido al de los humanos y debería tener (productos) para situaciones similares como son laceraciones o golpes, que causen sangrado leve y que puedan detenerse con gasas, vendajes y presión. También, debería tener dos (ungüentos) de triple antibiótico, uno para el cuerpo y otro oftálmico (para los ojos)”.Otros artículos de primera necesidad que debería incluir -además de gasas y vendajes- son: agua oxigenada; un par de toallas limpias; antidiarreico, antivomitivo, antihistamínico y acetaminofén; unas pinzas; medicamento para detener sangrado de cortaduras leves.

Pero, ojo, todos los medicamentos que se les administren por boca a las mascotas tienen que ser en dosis para niños, pues la dosis para adultos los pueden envenenar y terminaríamos causando un problema más grave que el que quisiéramos remediar.

Ahora, vayamos por partes.


Gasas y vendajes- Se usan en vez de algodones porque éstos se pegan a las laceraciones y heridas y son más difíciles de manejar.


Ungüentos- El de la piel “puede contener un antiinflamatorio, pero el oftálmico no, porque las emergencias en los ojos, normalmente, son traumáticas y casi siempre causan laceraciones de la córnea, que producen úlceras”. Y si se aplica antiinflamatorio a esas úlceras, “(la medicina) va a ‘abrirlas’ más rápido de lo normal”.


Toallas- Sirven en casos de trauma para usarlas como amarres con los mismos vendajes del kit y así darle estabilidad a un área que se piense que esté fracturada. También, acojinan las áreas con trauma para evitarle mayor dolor al animal, en caso de que se golpee.


Antidiarreico- Se le puede suministrar a la mascota (en dosis para niños) siempre y cuando las diarreas no sean con sangre y el animalito se vea alerta y contento. De lo contrario, se recomienda llevarlo a una clínica de emergencias.


Gastritis y vómitos- Si la mascota se ve de buen ánimo, se le puede dar un antivomitivo para niños.


Antihistamínicos- Se usan para urticaria (picor intenso) e hinchazón, debido a picaduras de insectos, por ejemplo. Pero, si luego de dos horas de haber tomado la medicina, la mascota se siguiera hinchando, debemos acudir al doctor.


Acetaminofén- Para aliviar el dolor en perros y caballos, pero no así en gatos, pues para ellos es tóxico.


Agua oxigenada- Puede usarse para desinfectar heridas. Si se les aplica yodo a las mismas, ya que la tendencia de la mascota es de lamer el área donde le duele, puede resultar tóxico. El agua oxigenada también sirve para inducir el vómito en caso de que veamos a la mascota; Ingerir insecticida o veneno de ratón. Pero, si no sabemos lo que tragó y llegamos cuando el animal está convulsando, mejor no le demos nada y llevémoslo a emergencias porque si no, podríamos causarle más daño aún.

PARA INDUCIR AL VOMITO la dosis de agua oxigenada no debe exceder las tres onzas líquidas. “Las personas tienden a pensar que si tres onzas son buenas, ocho onzas serían mejor. Y eso no es así. En estos casos, lo que uno quiere es que vomiten lo que tragaron para darle tiempo a uno a llegar al veterinario”, dijo el veterinario.

También advirtió que la práctica común de hacerlas tragar aceite cuando se han envenenado es inútil. “El aceite no hace nada, sólo lubrica los intestinos”, afirmó.


Pinzas- Para usarse con mucha precaución si la mascota tiene algo enterrado. No hay que olvidar que, cuando tienen mucho dolor, los animales pueden reaccionar con violencia.


Productos para detener sangrados- Vienen líquidos y en polvo y se consiguen en la mayoría de los pet shops.

Por último, advirtió el veterinario que en cualquier episodio de diarrea, vómito o sospecha de envenenamiento, si luego de seis horas no hay ninguna mejoría y el animal se ve decaído y/o aletargado, no se debe esperar a que la mascota esté grave y ya ni se levante. Vayan al médico cuanto antes”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada